Común a la vez que desconocida entre los pacientes. ¿De qué hablamos? de la fluorosis dental. Es una anomalía que se produce en la cavidad oral que consta de la ingesta excesiva de fluor a lo largo de la etapa de formación de los dientes.


Por lo tanto, suele afectar a niños en edad temprana cuyas secuelas quedan patentes a lo largo de su madurez, sobre todo en el esmalte o incluso en la colocación de los mismos en función del grado de afección.


Podemos encontrar diversos niveles;



  • Fluorosis Leve. Como muestra está el tono blanquecino de algunas piezas dentales.

  • Fluorosis Moderada. En este estadio podemos apreciar como la tonalidad de alguna de las superficies son blanco opaco en la mayor parte de la superficie.

  • Fluorosis Grave. En este caso, las manchas son de tonos más escandalosas, sobre todo verdes o marrones, debilitando la estructura dental.


No te preocupes, si padeces este tipo de afección puedes volver a recuperar tu sonrisa gracias a servicios de estética dental como el que ofrecemos en Clínica Javier Gisbert. Un blanqueamiento con peróxido de hidrógeno puede hacer desaparecer las manchas provocadas por el fluor.
Si aún así no es suficiente, nuestros profesionales le informarán de otros procedimientos como el uso de carillas dentales.