Desde Clínica Dental Javier Gisbert, sabemos que el diagnóstico para la detección y prevención de la asimetría mandibular en niños es fundamental para un correcto crecimiento craneofacial.


No es algo que se deba pasar por alto ya que estas asimetrías no resueltas en la edad adecuada desarrollarán problemas que llevan gradualmente a problemas esqueléticos en diversos grados de asimetría debido a la adaptación dentoalveolar y ósea que en edad adulta necesitarán otro tipo de tratamiento mucho más complejo: ortodóncico y quirúrgico.


La actuación precoz y el tratamiento temprano en niños de posibles interferencias dentarias y de la mordida cruzada es fundamental porque son causa de desviación en el correcto crecimiento y desarrollo facial.


Estas pueden aparecer a cualquier edad y es por ello, que en Clínica Dental Javier Gisbert aconsejamos revisar a los niños desde los tres años porque si se detectan se podrán resolver de forma muy sencilla con el tratamiento adecuado.


Por ello, incidimos en la correción de la mordida cruzada en cualquiera de sus variaciones: unilateral, bilateral, anterior, posterior… Es una buena herramienta de prevención, no solo en la estética sino en la maloclusión y lesiones de la ATM que esta disfunción puede generar en el futuro.