Son muchos más frecuentes de lo que imaginamos. La aparición de las llagas suelen estar relacionadas con alguna lesión sin importancia debido a infecciones de tipo bacterianas, fúngicas o víricas.



Sobre todo, podrás observarlas en aquellas personas que utilizan ortodoncias, por lo que son los brackets quienes las producen tras el roce.
¿Cual es su mayor complicación? Mas que nada la molestia que causa al comer, así como estéticamente.



¿Quieres deshacerte de ellas? En Clínicas Javier Gisbert somos conscientes que con el paso del tiempo desaparcen, pero nunca está demás conocer alguna que otra alternativa para utilizarla en casos extremos:



  • Enjuagues de sal y agua. Ya sabes que la sal es antiseptica por lo que puede acelerar la curación de la llaga.

  • Leche de coco. Puedes calentarla con un poco de agua y realizar enjuagues bucales al menos 3 veces al día. Notarás la diferencia.

  • Infusiones de manzanilla. Bastante recomendables para sanar el dolor de las rozaduras.

  • Aloe vera. Si aplicas un poco de este ungüento conseguirás calmar la inflamacion.


De todos modos, es importante que acudas a la consulta de tu dentista para que puedan revisar si la ortodoncia se encuentra en buen estado o por lo contrario, esos inconvenientes vienen provocados por algun alambre.