¿Para ti una sonrisa sana es indispensable?, sin duda la técnica de limpieza por irrigación bucal te va a interesar. Es bastante sencilla, coonsiste tan solo en aplicar un chorro de agua a presión sobre los dientes y las encías. ¿Qué se consigue con ello? Arrastrar la placa bacteriana estimulando así las encías. Si quieres saber más, ¡sigue leyendo!


Pero no te confundas, esta técnica no sustituye al cepillado, sino que debes entenderlo como un complemento. Realmente se trata de la combinación perfecta ya que permite conseguir una mejor limpieza bucal y con ello una reducción de caries y otros problemas como la halitosis, además de mejorar  la salud de las encías, y reducir el sangrado o la inflamación.


¿Para qué tipo de pacientes es recomendada? La irrigación bucal está indicada para aquellos que buscan una higiene bucal especialmente cuidadosa; también para personas con implantes dentales y ortodoncia, ya que permite eliminar con más facilidad los restos acumulados en las zonas donde no es más difícil acceder. También los profesionales solemos recomendarlo a pacientes diabéticos, ya que tienen que ser muy cuidadosos en cuanto a su higiene oral.


¡Pruébalo! Notarás tu bocamucho más limpia y fresca. Si necesitas más información sobre esta técnica de higiene bucal, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.