¿Has oido hablar alguna vez sobre ello? Quizás la padezcas y no te has dado cuenta. La Mordida cruzada es una maloclusión en la que uno o más dientes del maxilar superior, ocluyen por dentro de los dientes de la mandíbula cuando lo normal es que encajen por fuera. Es muy importante diagnosticar y tratar de manera precoz la mordida cruzada, ya que el retrasarlo puede provocar problemas en tu salud bucodental. En Clinica Dental Javier Gisbert vamos a hablarte más sobre ello.



 ¿Sabías que la mordida cruzada es una de las maloclusiones más frecuentes en nuestro país? Afecta entre un 13-23% de la población.



Debes de saber que existen diferentes tipos de mordida cruzada, que clasificaremos en función de las piezas dentales que se ven afectados.



  1. Mordida cruzada anterior: Afecta a los incisivos

  2. Mordida cruzada posterior: Afecta a los premolares y molares.


Factores entre los que se encuentran las posibles causas de la mordida cruzada:



  • Alteraciones genéticas

  • Hábitos como la succión del dedo o el uso prolongado del chupete

  • Problemas funcionales como la respiración oral

  • Otros como pérdida prematura de un diente o traumatismos.


¿Qué tratamientos deben utilizarse ante la mordida cruzada?


Dependerá en mayor medida del origen y del momento en el que se trate la mordida cruzada. 


Si es de origen esquelético y detectamos el problema en la infancia, el tratamiento consistirá en la expansión del hueso maxilar mediante aparatos de ortopedia como el disyuntor.


Pero, en cambio, si la detectamos en la edad adulta, emplearemos ortodoncia fija o invisible, y en los casos más severos se deberá combinar con cirugía ortognática para corregir el tamaño de los huesos.


Por último, si el problema es de origen dental, tanto en niños como en adultos se podrá corregir mediante ortodoncia; brackets o con ortodoncia invisible.