Cuando uno está resfriado o con gripe, cuidar el cuerpo para sentirse mejor obviamente es prioridad y eso, incluye también la boca. Por tanto desde Clínica Dental Javier Gisbert, vamos a ofreceros una serie de claves para mejorar o cuidar de tu salud bucodental cuando pases por síntomas gripales.


-Mantén una buena higiene. No cambies tus hábitos de higiene bucal. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el virus de la gripe puede vivir en superficies húmedas por 72 horas. Probablemente, no será necesario cambiar de cepillo de dientes después de estar enfermo, ya que las posibilidades de infectarse de nuevo son bastante bajas.


- Pastillas de la tos sin azúcar. Recuerda que el azúcar es sinónimo de caries, por tanto, evita que las bacterias se regodeen en ello y procura evitarlas a la hora de ingerirlas.


- ¿Le provoca vómitos? Entonces procure hacer buches con agua después de vomitar. Al vomitar, los ácidos estomacales entran en contacto con los dientes y los recubren. Por tanto Escupa y espere unos 30 minutos para cepillarse los dientes después de esto.


- Evita la sequedad bucal con una buena hidratación. ¿Sabias que la sequedad en la boca aumenta el riesgo de que se generen caries? Hidratate, además así paliarás los síntomas gripales.