Las enfermedades periodontales no solo afectan a las encías sino que también lo hacen en el hueso de soporte que rodea al diente. Si esta patología no se trata adecuadamente,  puede llegar a evolucionar de tal modo que puede acabar destruyendo todo el soporte del diente, pudiéndose producir la pérdida del mismo.


Con frecuencia se cree que la enfermedad periodontal es un problema de adultos, pero desde Clínica Dental Javier Gisbert  sabemos que según los datos de los últimos estudios,  la gingivitis se encuentra en un alto número de niños y adolescentes.


Si un niño presenta una periodontitis severa y no responde a los tratamientos adecuados, se debe realizar una  evaluación médica general para descartar cualquier manifestación sistémica.


Debes tener en cuenta que existen cuatro signos básicos que indican enfermedad periodontal en un niño:


1. Sangrado de las encías al cepillarse, al usar el hilo dental o en cualquier otro momento.


2. Inflamación y enrojecimiento de encías.


3. Recesión, de las encías, exponiendo a veces las raíces.


4. Mal aliento constante que no desaparece al cepillarse ni al usar el hilo dental.


 


La mayoría de las inflamaciones de las encías en edades tempranas están relacionadas con:


Depósito de placa bacteriana por falta de higiene dental. Las bacterias son las responsables de la gran mayoría de los problemas de las encías.


Presencia de caries y obturaciones sobredimensionadas que favorecen  la presencia de bacterias y dificultan la higiene.


Por ello, incidimos en la importancias de tratar las caries en los niños aunque sean dientes de leche, ya que el proceso de erupción debe cumplir los tiempos biológicos y que los tratamientos estén bien realizados  para evitar que se produzcan daños en las encías.