La salud de la cavidad oral requiere que todo funcione correctamente. Además de tener unos dientes cuidados, libres de caries e infecciones, es muy importante que la producción de saliva sea óptima. Desde la Clínica Dental Javier Gisbert te vamos a explicar el papel que juega este compuesto en tu día a día.


La saliva, como bien conoces, es una secreción bucal conformada por varios componentes, entre los que destaca el agua y que se encargan de proteger tanto a dientes y encías de  microorganismos patógenos, virus y bacterias entre otras cuestiones.



Una producción de saliva óptima estaría entre un litro y 1,5 litros al día



¿Para qué sirve la saliva?



  • Protege a dientes y encías de la acción de microorganismos como bacterias, virus u hongos en la boca.

  • Mantiene la boca bien húmeda e hidratada.

  • Es necesaria para masticar los alimentos con comodidad.

  • Favorece el proceso de deglución, evitando afecciones como la disfagia.

  • Su efecto cicatrizante es clave para curar con rapidez heridas y lesiones orales, como por ejemplo las llagas.

  • Optimiza el sabor de las comidas.

  • La saliva interviene activamente en la remineralización del esmalte dental, evitando su deterioro.

  • Evita los atragantamientos.

  • Interviene activamente favoreciendo la digestión de los alimentos.