Uno de los motivos más frecuente, después de las caries y de las maloclusiones, es el bruxismo dental. Cada día son más los padres que acuden preocupados a la consulta porque escuchan mientras duermen sus hijos como aprietan y rechinan mucho los dientes. Pero tranquilos, si este problema se alarga en el tiempo si que se podrían observar desgastes dentales u otras complicaciones tales como sobrecarga muscular y contracturas, dolores de cabeza, cuello, oído…


¿Cuales son las causas del bruxismo infantil?


Causas psicológicas: conjunto de trastornos o alteraciones que pueden desencadenar tensión emocional o estrés. Por ejemplo la hiperactividad en niños, la ansiedad o el estrés.


Causas físicas: dolores de cabeza, odio, erupción dental, caída de los dientes de leche, malposiciones que provoquen interferencias …


Parásitos intestinales: hace años se relacionaba con la presencia de parásitos. El picor que causaban generaba tanto estrés al niño que hacía que apretara o rechinara sus dientes. Últimamente se suele desvincular el bruxismo del niño con la presencia de parásitos intestinales pero hay que decir que aunque esta teoría no está totalmente descartada.