La caries es la enfermedad bucodental más común en todo el mundo, ya que se estima que afecta a casi un 90% de la población total. Llegados a este punto, es importante recordar que la caries dental es una destrucción de los tejidos del diente que se debe principalmente a dos motivos: la ingesta de azúcares y ácidos en comidas y bebidas y la falta de una buena higiene dental.


Para tratar este diente y repararlo antes de que vaya a más, lo ideal es hacer una obturación (un empaste) para eliminar la caries y reparar la pieza dañada. Este tratamiento es un proceso sencillo, rápido y prácticamente indoloro. Por eso, desde Clínica Dental Javier Gisbert queremos explicaros de que se trata y animaros a realizar los tratamientos que necesiteis en vuestra boca cuanto antes.



  1. Anestesia: Antes de comenzar y en el caso de que la caries sea profunda o afecte a la dentina, se proporcionará un poco de anestesia para aliviar cualquier tipo de dolor al paciente.

  2. Limpieza de la caries: Se retira el tejido cariado del diente dejando así una cavidad que se rellenará a continuación.

  3. Relleno de la cavidad: Para rellenar el hueco que hemos dejado en el diente tras la limpieza, utilizamos principalmente composite. Una vez terminado, se utiliza luz para fijar y sellar.

  4. Pulido y ajuste: Una vez acabado el paso anterior, se pule el empaste y se realiza una prueba de mordida. De esta forma nos aseguraremos de que el resultado estético y funcional es óptimo.