La ortodoncia es un tratamiento que alinea los dientes y ayuda a conseguir una estética y salud dental óptima para cada persona. Consiste en la colocación de un aparato que, en ocasiones, resulta muy molesto a la hora de comer o del cepillado.


Para conseguir unos resultados satisfactorios, se ha de tener en cuenta que los dientes son más susceptibles de padecer caries durante el tratamiento por lo que hay que tener cuidado con los alimentos que ingerimos durante este período.


Además, es importante de tener en cuenta que los alimentos no seas duros, podrían romper los brackets, y que tampoco tengan una textura pegajosa ya que se adhieren al aparato o dientes y es muy difícil su limpieza posterior.


Lo más recomendable es comer frutas blandas o de dureza media cortadas en trozos para su perfecto masticado como, por ejemplo, la sandía, el melón, las fresas etc. Las verduras siempre se han de consumir cocidas puesto que crudas son especialmente duras. El pescado es completamente aconsejable para este tipo de tratamientos dentales gracias a su textura blanda. Las legumbres también son un superalimento ya que, además de los grandes beneficios nutricionales que nos aporta, su consumo siempre es cocido y por tanto no tiene limitaciones para los pacientes.


Si tienes cualquier duda sobre qué alimentos puedes o no consumir durante el período de la ortodoncia, consúltanos sin compromiso.