Las muelas del juicio son las causantes de que muchos de nuestros pacientes nos visiten para una extracción. Aparecen en torno a los 18 años y pueden resultar molestas y dolorosas. 


¿Quieres saber cuándo conviene quitarlas?



  • Cuando no se sitúan adecuadamente en la arcada y es imposible que realice sus funciones de manera correcta.

  • Ante la existencia de una patología asociada a las muelas del juicio, como procesos infecciosos, patología quística...

  • Cuando la muela produce lesiones en los dientes vecinos.

  • Por motivos ortodóncicos: cuando existe una discrepancia óseo-dentaria y hay que extraerlas para corregirla.

  • En el caso de que las muelas del juicio crezcan pero no terminen de erupcionar por completo: en este caso, la muela prodría permanecer parcialmente cubierta por la encía facilitando la acumulación de bacterias y comida, además de provocar distintos procesos infecciosos.

  • Cuando estas crecen torcidas y pueden afectar gravemente al estado del resto de las piezas dentales.

  • Cuando se producen quistes alrededor de la zona.

  • O cualquier otro motivo por el que los profesionales en odontología lo recomienden.


Si sufres cualquier tipo de molestia relacionada con las muelas del juicio, no dudes en contactar con nosotros y acudir a nuestra Clínica Dental Javier Gisbert, donde te ayudaremos para una mayor bienestar y salud de tu boca. ¡Te esperamos!