Siempre hemos señalado a los dulces y los resfrescos azucarados como los máximos responsables del malestar de nuestra boca, el sarro y las caries de nuestras muelas. Sin embargo, existen ocho alimentos que son peores para nuestra salud bucodental y los ignoramos.



  • Crackers: Son galletas saladas y no contienen cantidades alarmantes de azúcar ni ácido. Sin embargo, contienen carbohidratos refinados que entrañan importantes riesgos, como el almidón fermentado y procesado, perjudicial para nuestros dientes.

  • Fruta deshidratada: Las proporciones nutricionales de este alimento son muy distintas a las de los frutos secos, y eso que normalmente los venden juntos. La fruta deshidratada tiene como ingrediente principal hidratos de carbono y azúcares. Además, se adhiere al diente con la fuerza de un tofee.

  • Hielo: ¿Alguna vez has hecho ese gesto nervioso de moder un cubito de hielo? Te informamos de que es nefasto para la salud de tu boca.

  • Pomelo: A diferencia de otros cítricos, tiene un alto grado de acidez capaz de disolver hasta nuestro esmalte.

  • Pastillas para la garganta: Poseen tanto azúcar como las chuches y, al chuparse, permanecen mucho tiempo en la boca.

  • Galletitas saladas: Similares a los crackers, se pegan con facilidad a las cavidades. Sus restos son así, difíciles de eliminar durante la limpieza, beneficiando las condiciones para que las bacterias florezcan.

  • Café: Peligroso por el ácido tánico que contiene de forma natural, perjudicial para nuestros dientes.

  • Refrescos light: Con una alta cantidad de ácido fosfórico y el ácido cítrico, que tienen como fin la preservación del sabor.