Aunque desde Clínica Dental Javier Gisbert podemos aseguraros que no hay nada que temer, entendemos que hay personas con miedo o fobia a acudir al dentista (y muchos otros médicos). Lo cierto es que, como profesionales, queremos que los pacientes se sientas lo más seguros y cómodos posible, de forma que no haya ningún miedo que pueda entorpecer o frustrar la consulta. 


Por eso, esta semana en nuestro blog, queremos ofreceros algunas de las claves para perderle el miedo a las citas odontológicas:



  • Encontrar un dentista comprensivo: Es fundamental dar con alguien que te comprenda y atenúa tu estrés. Establecer o estrechar algunos lazos te dará la suficiente confianza como para hablar abiertamente sobre tus miedo. De esta forma también podrá entenderte mejor la otra persona.

  • La primera visita: Es clave para conocer tanto al personal como el ambiente. En esta primera visita podrás informar también de tus angustias o tus miedos al respecto. Si hay buena conexión, la primera visita podría ser suficiente para determinar si el dentista y la clínica son adecuados para ti y para superar tus temores.

  • Elige citas a primera hora de la mañana: Date cuenta que de esta forma tendrás menos tiempo para pensar, darle vida a tus miedos y acumular ansiedad a lo largo del día.

  • No llegues a la cita con mucha antelación: Es conveniente que llegue a la hora justa, pues la sala de espera puede hacerte sentir más ansioso.

  • Acude a revisiones y no solo de urgencia: Realiza revisiones periódicas y evita acudir solamente cuando tengas un problema. Naturalmente, si lo haces así, lo identificarás como algo desagradable.