La higiene y la salud bucal son dos cosas que deben promoverse desde muy temprano, así como la visita al odontólogo. De esta forma, conseguiremos que los niños crezcan sin miedo y asumiendo las responsabilidades y la importancia de tener una boca sana.
¿Cómo podemos motivar a los niños e inculcarles la costumbre incluso antes de que les salga su primer diente?



Podemos utilizar una pasta dental apta para niños: se recomienda usar pastas pediátricas, ya que las pastas dentales para adultos contienen cantidades de flúor tóxicas para los niños. Normalmente a partir de los 6 años, los niños pueden usar pastas dentales para niños con flúor.


Involucrarlos en la elección del cepillo: existen diferentes cepillos de dientes para todas las etapas de la niñez. Los encontrarás con diferentes características: desde sus personajes favoritos hasta con luces "láser" para indicar el tiempo correcto de cepillado. Siempre y cuando el elegido esté diseñado para la edad adecuada y para que quepa correctamente en su boca, dejarlos decidir a ellos es una buena alternativa. Si les gusta, tendrán más ganas de usarlo.


Servir de ejemplo: a los niños más pequeños les encanta copiar muchas de las cosas que hacen sus padres. Una buena opción es realizar el cepillado junto a ellos para que puedan ver cómo lo hacemos e intenten copiarnos. Esto los ayudará a familiarizarse con el proceso.


Encontrar el momento adecuado: también es importante generarles el hábito para que luego lo incorporen naturalmente. Después de la cena o la hora del baño pueden ser momentos clave en los que comenzar el proceso.


Fuente: Infobae.com