La aparatología que emplean los dentistas en sus consultas es uno de los grandes y desconocidos miedos de muchos pacientes, especialmente de aquellos que se sientan en el sillón, rodeados de brazos y accesorios y cierran los ojos en busca de relajación mientras el odontólogo hace su trabajo.


Esta falta de conocimiento de todos aquellos instrumentos que usan en nuestra boca no nos ayuda a liberar la tensión y el miedo que muchos tienen de enfrentarse a la salud bucodental. 


El gran protagonista de las consultas es, como no, el sillón. Es el más conocido por los pacientes, aunque no en todas sus funcionalidades. El sillón es anatómico, regulable a cualquier altura y cuenta con distintas posiciones con el fin de acomodar al paciente según su estatura y talla. Pero este asiento no sirve solo para acomodar al paciente sino también para colocarlo en la postura más accesible para el dentista.


Este sillón tiene incorporados también brazos que se pueden regular y ajustar a las necesidades del odontólogo, teniendo así a mano todo el instrumental básico y necesario. Para una mayor comodidad a la hora de trabajar, este sillón se mueve a base de pedales.


¿Quieres conocer los principales instrumentos que se utilizan en una consulta? Permanece atento a nuestro blog.