Una conversación cara a cara puede tornarse muy incómoda si una de las dos personas sufre de halitosis o mal aliento. Parece una minucia, pero este problema afecta a más del 20% de la población y, además de ser muy molesto, puede suponer un problema psicológico, social y de convivencia para la persona que lo padece.


Aunque es un problema que afecta más a hombres, son las mujeres las que más acuden a la consulta para solucionar este problema de salud bucal. 


¿Quieres saber cuáles son las causas de la halitosis? Existen más de 80 enfermedades subyacentes que pueden estar detrás de su aparición, por eso, desde Clínica Dental Javier Gisbert queremos informaros sobre algunas de las más comunes.


Tras la halitosis puede esconderse un problema mayor de diabetes o incluso úlcera, siendo en este caso un síntoma que no debemos ignorar. Los más frecuentes pueden dividirse según el origen del causante de este mal olor. ¿Quieres descubrir de dónde proviene?



  • Boca: exceso de salivación, candidiasis, problemas gingivales o 'piercings' linguales.

  • Respiración superior: sinusitis, amigdalitis, respiración bucal o cáncer de laringe.

  • Respiración inferior: neumonía, bronquitis, cáncer de pulmón o absceso pulmonar.

  • Digestivo: úlceras, gastritis, reflujo gastroesofágico, enfermedad inflamatoria intestinal o infecciones.

  • Sistémico: medicación, fiebre, hipoglucemia, diabetes, alteración hepática y renal, entre otros.

  • Neuropsicológicos: estrés, ansiedad, depresión o alteración del gusto en la boca.