Aunque muchas veces el cuidado de la boca sea uno de los grandes olvidados a nivel de salud por los más pequeños de la casa, desde que aparecen los dientes es aconsejable comenzar con el cepillado para evitar enfermedades a largo plazo. Hay que tener en cuenta que un 90% de la población llega a padecer en algún momento de su vida alguna enfermedad bucodental, por lo que una higiene correcta y las revisiones dentales apropiadas nos permitirán evitar algunos de estos problemas.


A partir de los 3 años se podrán emplear pastas de dientes en pequeñas dosis y siempre utilizando el tipo de dentífrico adecuado a la edad. Será a los cinco o seis años cuando el niño adquiera la suficiente habilidad como para lavarse los dientes de forma autónoma aunque bajo supervisión de un adulto, algo que se reducirá a partir de los 8 o 9.


¿Qué consejos podemos darles a los más pequeños?



  • Utilizar siempre movimientos circulares con la boca cerrada e incorporar la técnica vertical de la encía al dientecuando el niño tenga habilidad para ello.

  • Limpieza mínimo dos veces al día y siempre siendo la de la noche la más importante.

  • Duración de cada limpieza superior a un minuto.

  • El cepillo podrá ser manual o eléctrico pero siempre con cabezal suave y pequeño, adecuado a su edad y tamaño.