Como bien sabes, el uso de retenedores pertenece a la fase final de la ortodoncia, en la cual mantiene el objetivo de impedir que los dientes puedan moverse y volver a su estado anterior. En resumen, lo que garantiza unos resultados fiables y de por vida.


Al igual que bocas, existen distintos tipos de retenedores que se adaptan a todas las necesidades existen actualmente en el mercado varios tipos de retenedores.


Será el especialista quien determinará cual es el más conveniente para el paciente por supuesto pero para que su mantenimiento y duración sea el que se espera, desde Clínica Dental Javier Gisbert te recomendamos que sigas los siguientes consejos;



  •  Cuando los retires, ten sumo cuidado ya que podrías romperlos o simplemente hacerte daño. Intenta no sacarlo siempre del mismo lado o no al menos con mucha fuerza, ya que acabará desgastándose.

  • Mantenlos en perfecto estado higiénico. Evidentemente con el cepillado será suficiente, pero en caso de ser removibles, debes extraerlos y lavarlos cada vez que lo retires ya que podría acumularse sarro o cualquier tipo de bacterias.

  • Guárdalo correctamente. Una vez lo tengas las horas del dia que debes de llevarlo, no lo guardes de cualquier forma, piensa que eso luego va a tu boca. Guardalo de forma correcta y segura.