Como ya sabemos, tener una higiene dental es imprescindible para mantener nuestra boca y dientes sanos. Cuando estamos con un tratamiento de ortodoncia hay una serie de aspectos que tenemos que tener en cuenta en lo referente a la limpieza diaria. Por ejemplo, al colocar los brackets y el arco en nuestros dientes, es seguro que vamos a tener más dificultades a la hora de acabar con la suciedad ya que existen más recovecos donde pueden acumularse restos de comida.


Si queremos evitar problemas y tener una buena salud en nuestra boca durante la ortodoncia, es muy importante que sigamos una serie de pasos. Hoy, te los contamos:


- Elige bien tu cepillo de dientes. Es el primer paso y el más importante. Los cepillos que se deben usar normalmente con la ortodoncia tienen forma de uve, y están ideados específicamente para ser más prácticos y eficaces a la hora de limpiar dientes con aparato. Los podemos encontrar en versión manual o eléctricos.


Asimismo, también debemos tener un cepillo interproximal o interdental. Cuyo objetivo es eliminar la suciedad que se acumula entre los brackets. Además, si tenemos espacio entre diente y diente también podemos utilizar estos cepillos para limpiar la zona.


- Elige correctamente tu pasta de dientes. Al igual que los cepillos, también hay pasta de dientes específica para la ortodoncia, habitualmente tienen alto contenido en flúor ya que están pensadas para ayudar remineralizar el diente. Asimismo, también existen enjuagues bucales específicos.


- Elige la seda dental. Al igual que en los dos apartados anteriores, también hay un tipo de seda dental recomendado. Funciona intercalando partes elaboradas con el material convencional con otras más esponjosas. Se usa enhebrando los brackets y permitiéndonos limpiar perfectamente la zona que rodea al mismo.


Si sigues todos estos consejos tendrás unos dientes limpios y sanos durante la ortodoncia.