Uno de los problemas bucodentales más habituales en nuestros pacientes es la gingivitis: la inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías. Esta molestia, como todas si se trata a su debido tiempo, es reversible. Si dejamos que pase el tiempo, continuamos con los mismos hábitos y dejamos que la placa se siga acumulando en nuestras encías, sufriremos la posibilidad de desarrollar otra enfermedad periodontal más severa como la periodontitis.


La gingivitis puede desarrollarse en pacientes de todas las edades y se caracteriza por los síntomas que acabamos de describir, todos ellos relacionados con la salud de nuestras encías. En un primer momento puede no suponer dolor alguno para el paciente pero con el tiempo se irá desarrollando.


La causa principal de su aparición es la placa, la acumulación de bacterias en nuestra boca a partir de una suave película invisible que se sitúa entre los dientes y las encías. Una vez más, y para combatir esta enfermedad, os recordamos que en lo referente a la salud bucodental lo más importante es siempre una buena higiene diaria, que en este caso deberemos acompañar de un colutorio o un limpiador interdental para completar la limpieza.


Si tienes problemas con las encías o crees que puedes estar sufriendo gingivitis, no lo dudes más y contacta con nosotros.