A todos nos preocupa mantener una buena salud bucodental. Pero lucir unos dientes blancos y relucientes no solo depende de una buena higiene dental. A priori es lo primero en lo que pensamos una vez nos ponemos el objetivo de cuidar nuestra boca. Pero ojo, también hay algunos alimentos y bebidas que contribuyen a manchar la dentadura o generar caries.


En este caso, el dicho popular "somos lo que comemos" cobra más sentido que nunca ya que, además de la génetica que cada uno tiene en cuanto a su esmalte, algunos alimentos puden complicarnos el presumir de unos dientes blancos.



  • Café. ¿Si no tomas café no eres persona? Pues cuidado por que debido a su alta concentración de cromógenos tu esmalte puede sufrir muy mucho.

  • Vino. Indistintamente del tipo de vino que sea, favorecen a transformar unos dientes blancos a un tono más purpura y oscuro.

  • Salsa de soja y vinagre. Sobretodo si son de fuerte coloración, son capaces de generar manchas. Cuidado especialmente con el vinagre de Módena.

  • Frutas y verduras. Aquellas de color intenso, al igual que hemos comentado con los vinos, debido a sus potentes pigmentos nos dificultarán la limpieza de las piezas dentales. Y ya no solo sus pigmentos, sino también la acidez puede jugarnos una mala pasada. Cuidado con las moras, arándanos o las cerezas.