¿Quieres seguir conociendo algunos de los mitos más extendidos sobre el cuidado y limpieza de la boca? Presta atención.



  • El mal aliento o halitosis se debe a problemas digestivos: Falso. El mal aliento que se origina mediante el aparato digestivo es el menos frecuente. En realidad, la mayoría de las veces, la halitosis se origina en la cavidad oral debido a las bacterias que hay en la boca. Una higiene oral deficiente, la existencia de enfermedad periodontal, la acumulación de bacterias y la putrefacción de restos de comida son, entre otros, grandes factores de riesgo para causar halitosis. En caso de ausencia de enfermedad periodontal, si existe halitosis lo más frecuente es que sea de origen lingual. Por ello, recalcamos en muchas ocasiones la necesidad de cepillar también la lengua.

  • Las limpiezas periódicas sustituyen el tratamiento periodontal: Nunca, ya que este tratamiento no consiste simplemente en una limpieza sino que es una actuación médica invidual y específica dependiendo de la situación de cada paciente. 

  • Mascar chicle sustituye a la higiene y limpieza bucal: Tanto comer frutas y verduras crujientes como mascar chicle favorece a la autolimpieza dental, sin embargo, esto no sustituye en ningún caso a la limpieza específica de la boca. La acción de mascar lo que en realidad hace es un efecto de arrastre y un aumento de la salivación, que son acciones muy beneficiosas para la salud bucal.